jueves, 21 de septiembre de 2017

Perfect Blue

Una integrante de un grupo musical juvenil acepta dejar el conjunto para iniciar su carrera como actriz. Serán unos duros comienzos que la llevarán a confundir realidad con ficción.

Satoshi Kon ("Millennium actress", "Paprika") aporta una visión oscura a este potente material basado en una novela de Yoshikazo Takeuchi que se ve lastrado por un exceso de giros.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Aquel querido mes de agosto

Un equipo de rodaje está en Coimbra un verano para rodar una película, pero el director parece más interesado en registrar a los lugareños y sus historias cotidianas que en plasmar el guión -la relación entre una joven, su primo y su padre, integrantes de una modesta orquesta- que tienen.

Se trata de la segunda película -metapelícula en este caso- que veo de Miguel Gomes, tras "Tabú", y ambas tienen dos características que convierten al realizador en un personaje más que interesante. La primera es que tienen una estructura realmente original. Y la segunda, más importante aún, es la sensibilidad exquisita que tienen, que me recuerda a algunas películas de Nanni Moretti.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Meek's Cutoff

Un grupo de colonos viaja hacia el Oeste siguiendo a un guía, pero el trayecto se hace más pesado de lo que imaginaban y empiezan a dudar de él. Un día avistan la amenazadora figura de un indio.

No conocía de nada a Kelly Reichardt y me he llevado una agradable sorpresa. Si Todd Haynes produce sus películas es que algo bueno debía tener la chica. Y sí, es una cineasta con voz propia que merece mayor seguimiento por mi parte. Una autora con un estilo marcado por largos planos secuencia, silencios y cadencia pausada. Un relato sin adornos plagado de lirismo, profundo y hermoso, que nos hace mirar hacia el interior de los personajes con una visión femenina y honesta. Una sensibilidad que uno relacionaría con el cine asiático o con algunos realizadores europeos, y que en Estados Unidos quizá sólo esté emparentada con Malick. Michelle Williams, Bruce Greenwood, Will Patton y Paul Dano encabezan el reparto.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Paradise Lost: Asesinato en Robin Hood Hills

Tres niños de ocho años aparecen brutalmente asesinados y mutilados en un río a las afuera de un pueblo de Arkansas. Tres jóvenes son detenidos y uno de ellos, poco ágil mentalmente, acusa a los otros dos de ser los responsables. Este documental nos muestra los juicios que siguieron, acompañándolos de declaraciones de los protagonistas.

Un crimen tan truculento podría devenir en algo morboso e innecesario, pero este documental bastante bien realizado por Joe Berlinger y Bruce Sinofsky no lo es, y resulta especialmente sorprendente por la forma en que todos los personajes se prestan a colaborar en él: acusados, familiares de los acusados, familiares de las víctimas, policías y abogados conforman un grotesco espectáculo en el que todos ellos, exceptuando a los abogados -son los únicos que sí parecen seguir una estrategia cuando la cámara está presente-, se retratan quedando rematadamente mal.

martes, 12 de septiembre de 2017

Urga

Una familia mongola vive en la estepa china. Un día acogen a un camionero ruso que se ha quedado atrapado.

Película sencilla y hermosa a nivel visual de Nikita Mikhalkov ("Quemado por sol"). Y ver a la niña mongola interpretando "España cañí" con su acordeón es alucinante.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Ladybird, Ladybird

Una mujer conoce una noche a un inmigrante paraguayo. Se caen bien y deciden relacionarse, contándole ella que tiene cuatro hijos que le han sido arrebatados por los servicios sociales.

Ken Loach ("Felices dieciséis", "Mi nombre es Joe", "Sólo un beso", "El viento que agita la cebada", "Kes") nos aguijonea con este pequeño y crudo drama social que protagonizan Crissy Rock y Vladimir Vega. Aquí Loach ha conseguido eludir el maniqueísmo y eso en él ya es destacable.

sábado, 9 de septiembre de 2017

It

Un estereotipado grupo de niños intenta descifrar el enigma de la desaparición de otros niños, enfrentándose a un misterioso payaso...y a sus propios miedos.

Esta adaptación de un relato de Stephen King realizada por Andy Muschetti contiene bastantes lagunas argumentales y algunas escenas que se acercan al absurdo, además de una banda sonora insoportable, pero no se puede decir que esté mal hecha (del todo). El problema es que a mí las películas de sustos me aburren mortalmente. Y si dura innecesariamente dos horas y cuarto pues son dos horas y cuarto de aburrimiento.

jueves, 7 de septiembre de 2017

La muerte del señor Lazarescu

El señor Lazarescu se siente mal, llama a una ambulancia y va a casa de unos vecinos a pedirles medicinas. La ambulancia finalmente llega e inician una ruta por diversos hospitales mientras su estado empeora progresivamente.

Aquí no encontramos situaciones extraordinarias, no hay héroes, no hay aventuras. Tenemos, empero, la realidad, sin florituras, y Cristi Puiu consigue retratarla de forma tan fidedigna como efectiva. Protagonizan Ion Fiscuteanu y Luminita Gheorghiu, quienes realizan un trabajo impecable.

Contador se retira

Tres jornadas restan para que Alberto Contador se retire definitivamente del ciclismo -si no se vuelve a echar atrás-. Más allá de su brillante palmarés, de Contador recordaremos los aficionados su espíritu competitivo, su actitud siempre ofensiva -muchas veces kamikaze-, algo muy poco habitual en el ciclismo actual.

El hueco que va a dejar va a ser inmenso, ya que no hay ningún ciclista capaz de ocupar ese sitio. Lo vamos a echar mucho de menos. Gracias por todo, Alberto.

Nueva temporada, nuevas dudas

Anda el periodismo valencianista muy eufórico pensando en la temporada recién iniciada, contagiando esta ilusión a la militancia de a pie. A mí me perdonarán, pero quisiera enfriar un poco las expectativas. No pretendo realizar uno de mis ya habituales ejercicios de pesimismo total, sino simplemente pedir prudencia.

El fundamento de mi escepticismo reside en una pregunta muy simple: ¿tiene el VCF mejor plantilla que el año anterior? Sé que la respuesta mayoritaria a esta pregunta entre el valencianismo sería afirmativa, pero la mía no lo es. Se han ido jugadores importantísimos, y los que han llegado no tienen de ninguna manera el empaque de los salientes. ¿Realmente alguien en su sano juicio me va a decir que futbolistas como Diego Alves, Enzo Pérez, Cancelo, Nani o Mangala son malos futbolistas?  Algunos no han funcionado, cierto, pero eso no significa per se que no sean jugadores aprovechables. Qué pronto olvidamos que Alves ha sido de largo el mejor futbolista del Valencia estas ultimas temporadas o que Nani fue el fichaje estrella hace sólo un año. ¿Y quién ha llegado? Neto, de quien me atrevería a asegurar -espero tragarme las palabras- que es infinitamente peor portero que Alves, y nos ha costado 7 millones cuando a su antecesor casi lo hemos regalado; Gabriel y Murillo, dos centrales que tendrán que demostrar que son mejores que Mangala y Abdennour; Kondogbia, para ejercer un papel clave en el centro del campo; y dos chavales jóvenes, Guedes y Pereira, que están todavía por hacer. Todos ellos son jugadores que en algún momento de su carrera han demostrado cierta valía o cierto talento, pero que vienen -todos ellos- de no triunfar -he borrado "fracasar"- en sus anteriores equipos. El tiempo dirá si se convierten en jugadores importantes o en fiascos. Pero sólo quiero recordar (¡ay!) que con aquellos jugadores hemos quedado dos temporadas seguidas la liga en duodécima posición. Veremos con estos.

La razón que han aducido para quitarse de encima tantos jugadores es publicar que eran tipos que generaban mal ambiente en el vestuario. No puedo evitar que se me revuelvan las tripas al pensar en el trato que ha recibido Alves, quien tanto nos ha dado, en su salida. Yo, sin negarlo completamente, no termino de comprar el argumento. Hay datos que me llevan a desconfiar, como que en la lista inicial de agentes tóxicos no estuviera Nani, y los voceros lo hayan incluido una vez se ha producido su salida. Ya digo que yo no estoy en el vestuario y no sé lo que puede haber pasado ahí dentro, y por eso ni me creo ni dejo de creerme nada. Pero sí hay algo que une a los que han salido, si exceptuamos a Cancelo: eran los que más cobraban. Así que tiendo a pensar que lo que realmente ha provocado la salida de estos jugadores era su sueldo, para poder dárselo a los nuevos que han llegado.

Por lo demás, la plantilla tiene descompensaciones. No hay ni un mediocentro defensivo, sólo tenemos un delantero centro -que además se va a perder muchos partidos por sanción-, sólo un lateral derecho...Reconozco que no considero la reducida plantilla como un problema grave, teniendo en cuenta que el equipo no juega competición europea y la decidida apuesta del cuerpo técnico por los chavales de la cantera.

Una última aportación sobre la composición de la plantilla: dentro de un año van a tener que volver a realizar malabarismos, porque tener tantos jugadores cedidos en otros clubes y tantos jugadores de otros clubes cedidos en el nuestro, con o sin opciones de compra, supone una importante hipoteca.

Todo lo que he dicho hasta ahora se decanta hacia lo negativo. Entonces, ¿por qué no soy completamente pesimista? Hay varios motivos. Empezamos desde arriba. Uno: el club parece que por fin tiene una estructura adecuada, con personal competente y un proyecto definido. Dejo fuera de esta afirmación al director deportivo, quien por lo visto no pinta casi nada y se ha visto puenteado. Dos: tenemos también un entrenador exigente que ha demostrado capacidad para sacar rendimiento a sus plantillas. Sus etapas no suelen durar mucho por su forma de ser, pero es indiscutible que sus equipos funcionan desde el inicio...hasta que todo explota. Tres: los jugadores, por ahora, han demostrado compromiso y profesionalidad. No voy a exigir más, con los antecedentes que tenemos. Y cuarto y último: es una gozada ver jugar a los chavales de la cantera. Sea por necesidad o por convicción, el hecho es que se está otorgando confianza a los jóvenes de la casa, y eso es lo que más entusiasma a la afición. Y es que además juegan bien, los muchachos.

Así pues, ¿qué podemos esperar de esta temporada? Es una incógnita. Lo único que espero es que el equipo luche, compita en cada partido y que terminemos cada encuentro con la sensación de que, se consiga o no, se ha intentado ganar. Lo de marcarse objetivos finales como la clasificación para competiciones europeas es algo que veo muy lejano. No pido mucho, lo sé, pero es que venimos del mismo infierno. Hay que dar pasos poco a poco, pasos seguros y firmes pero sin precipitarse. Los resultados serán la consecuencia lógica. Voro inició el camino. Lo único que hay que hacer -se dice pronto- es seguirlo.