jueves, 29 de enero de 2015

Clea

El mundo está en guerra y Darley regresa a Alejandría, donde se reencuentra con su pasado y con sus viejos amigos, descubriendo cómo les ha ido con el paso de los años e iniciando una relación con la sensible pintora Clea.

En esta última entrega de "El cuarteto de Alejandría", Lawrence Durrell ("Justine", "Balthazar", "Mountolive") retoma las características de los dos primeros tomos: reanuda la narración en primera persona y se vuelven por tanto a narrar los hechos desde el subjetivo punto de vista de Darley, centrándose más en sus sentimientos que en los sucesos en sí. Supone, empero, un avance temporal que cambia tanto la situación personal y la importancia de los protagonistas de la historia como la percepción que sobre ellos tiene el propio narrador.

Tras el extraordinario "tour de force" que supuso "Mountolive", esta entrega final resulta desangelada e innecesaria para el lector -probablemente el escritor sí se sintiese obsesivamente impulsado a realizar esta coda-. Las obras de arte deben morir tras alcanzar el clímax.

1 comentario:

Francisco Manuel Espinosa Carrasco dijo...

.
Encargué al Círculo de Lectores este "Cuarteto de Alejandría" con la intención de echármelo a las gafas el próximo verano. Espero para entonces releer tus reseñas. Gracias.

:-)