viernes, 20 de noviembre de 2009

Todas las mañanas del mundo


Marin Marais, reputado maestro de viola da gamba del s.XVII explica a sus alumnos la historia de su antiguo maestro, Monsieur de Sainte Colombe. Éste quedó traumatizado al fallecer su esposa, y junto con sus dos hijas llevó una vida solitaria y enteramente dedicada a la música.

Un amigo mío cinéfilo y melómano me comentó una madrugada a esas horas en que los bohemios se confunden con los perdidos que a su entender era ésta la mejor película que jamás se ha rodado con la música como tema, recomendándomela. Ya vista, no me atrevería a decir tanto, pero sí es un muy estimable filme. Está dirigido por Alain Corneau, y protagonizado por Jean-Pierre Marielle, Gérard y Guillaume Depardieu, y Anne Brochet, mientras que la deliciosa música está interpretada por Jordi Savall. Se basa en un libro de Pascal Quignard, quien noveló la desconocida vida de Sainte Colombre y la más conocida de Marais.

2 comentarios:

Sap. dijo...

Tras leer esta reseña me hice con la peli y ayer por la noche la visioné.
Maravillosa fotografía, maravillosa ambientación, maravillosísima música...
El problema es que en ningún momento me creí al Depardieu ni al Juan Pedro Marielle como músicos barrockers. Además, el tono pretencioso y supuesto, jodía bastante la historia.
:-)

Miguel dijo...

Coincido en lo de los actores. Supongo que debe ser complicado interpretar a un virtuoso de la viola sin saber nada de música. Y no me refiero solamente a cómo tocar el instrumento, sino a cómo actuar en cada momento.